Calamidades del smartphone

A pesar de llevar un Samsung con la pantalla táctil desde cuatro meses, el dispositivo me desagrada estéticamente. Es grande, pesado, sí, pero aun fuera del tamaño menor, el problema fundamental es otro. Como minimalista, me molesta llevar tanta potencia conmigo, y el modo de interactuar con él sinceramente me distrae del mundo alrededor. Ya había escrito acerca del tema. Además, me entristece ver tanta gente tocando esa pantalla por todas partes. A pesar de caracterizarse el mundo así, me niego a aceptarlo.

Vamos a recorrer las funciones que yo considero necesarias, o realmente útil para tener al alcance del bolsillo, y meditar en las formas de evitarlas.

  1. Llamadas/mensajes: en algunos países (Estados Unidos) se usa la red celular tradicional, pero en América Latina el uso de Whatsapp se tornó imprescindible si se desea comunicar mediante un celular.
  2. Whatsapp (ver lo de arriba)
  3. El mapa/navegación
  4. Uber
  5. Cámara

Con respecto a las llamadas/mensajes de SMS, se puede usar un dispositivo mas simple/pequeño, prestar otro, o usar un teléfono fijo. Acá en Colombia, hay kioskos con celulares prestados para realizar llamadas por COP\$100-200/min.

El mapa no es necesario realmente. Se puede desplazar mediante métodos mas antiguos.

La cámara no se necesita todos los días. Es mas un lujo.

Cuanto al Uber, se puede pedir al irse de casa, mediante el ordenador-tablet o el mismo celular inteligente que no se lleva. De vuelta, puede aprovechar la ayuda de un amigo con Uber, o, a lo contrario, pagar el ‘impuesto’ de pedir un taxi, un impuesto que no toda persona quiere pagar.

El caso de Whatsapp es el mas difícil de resolver. A partir de unos meses, apenas las marcas de teléfonos inteligentes Android/iOS/Microsoft van a apoyar la app, de modo que el deseo de estar en contacto con gente seguidamente exige uno de las dichas marcas. ¿Cuál será la solución entonces?

Uno será el esperar hasta que el medio de la comunicación esté integrada con el cuerpo y nos convirtamos en androides híbridos parecidos a los del anime Ghost in the Shell. Eso podría tardarse.

El otro es esperar el desarrollo de terminales ubiquos como los teléfonos pagos pero mas virtuales, que cumplieran algunos de las funciones. ¿Qué tal un terminal de Uber para solicitar el servicio al solo escanear un identificador (tarjeta, huella, etc) y esperar? Puedan instalarse seguidamente en puntos estratégicas de la calle, o en los establecimientos. Puede ser una estructura bien económica al sólo instalarse en los establecimientos en la forma de mini dispositivos android/iOS/lo que sea, modificados para aceptar un identificador de cualquier usuario de forma rápida. O puede basarse en una modificación en cualquier celular para proporcionar la opción de compartir la función con otros usuarios, parecido al uso de los kioskos que cuentan con los celulares pagos por minuto, pero a fin de cumplir mas funciones. Un tal servicio puede llevar una tarifa del uso - por minuto, un porcentaje del costo del servicio (en el caso del Uber), una membresía, u otro. La otra pregunta será ¿cómo se identifican los proveedores de la ‘computación’ compartida en sus dispositivos? Es fácil en el caso de los establecimientos. Basta el solo poner un anuncio. Sin embargo, yo no sé en el caso de los usuarios particulares.

La idea sirve para quien no desea llevar un dispositivo con toda la computación en el bolsillo, dispuesto a solicitar el servicio una vez que surja la necesidad. Mientras tanto, la otra alternativa será dejar el celular en casa de vez en cuando e improvisar. Somos capaces de sobrevivir sin Whatsapp, sin la aplicación del mapa, y sin el acceso instantáneo al Uber.